Los 20 piropos cubanos más populares

- Publicidad -

Así como el dueño del mundo irrumpe el piropo en el trajín diario del cubano. Y digo cubano porque suelen ser los hombres los dados con mayor frecuencia a expresar a través de piropos cubanos su admiración por las mujeres. Aunque es este aspecto las féminas de Isla tampoco se quedan detrás.

pareja cuba novios beso
Lesinka372 / Shutterstock.com

Los escuchamos de todos tipos: graciosos, románticos, groseros y picantes, pero siempre con el toque pintoresco de quién deja de lado la timidez por una “causa mayor”. Y es que para hacerse notar en el arte de la conquista al estilo de la tierra, las palabras son un paso importantísimo.

“Si cocinas como caminas me como hasta la raspita”.

Mami, si San Lázaro te ve, suelta las muletas y sale corriendo.”

“Verdad que el perfume bueno viene en frasco chiquito”.

“Niña, si la policía te coge te pone una multa por exceso de carne en el maletero”.

“Cariño camina por la sombrita que en el sol se derriten los bombones”.

“¿Crees en el amor a primera vista o tengo que pasar de nuevo?”

“Papi estás como el morro, viejo pero interesante”.

“Dios te guarde y me dé la llave”.

“Señora vaya con Dios, que yo voy con su hija”.

“Si la belleza fuera pecado usted jamás iría al cielo”

- Publicidad -

“¡Le ronca al mango mama! tú con tanta carne y yo pasando hambre”.

Mima me tienes como carrito de helado, vacío y loma abajo”.

“Tú con tantas curvas y yo sin frenos”.

“Linda estás como la langosta cola na’ma”.

Mamita estás como Santa Bárbara, santa por delante y bárbara por detrás”.

“Niña, estás como la quincallita, chiquitica pero bien surtidita”.

“¡Niña! estás como me la recetó el médico”.

“Hay cubanas tan monumentales que merecen ser declaradas patrimonio nacional”.

“Eres tan dulce, que sólo con mirarte engordo”.

“Desde que vi tus ojos verdes me he hecho ecologista”.

Estos son solo algunas de las miles de frases de conquista donde se pone de manifiesto el ingenio y la picardía del cubano.

Si caminas por las calles es muy probable que escuches algunos de ellos u otros surgidos de la premura del momento, porque los piropos para los cubanos se dan como las plantas silvestres: rápido y sin pedir permiso.

- Publicidad -