¿Cómo se dice hacer el amor en Cuba?

Shutterstock.com
0 328

Decir “hacer el amor en Cuba” o nombrar el acto sexual ha pasado por diferentes etapas en la historia de la humanidad. En cada país, como dicen los cubanos, hay “pila, burujón, puñao” de definiciones, unas más interesantes, metafóricas y vulgares que otras.

El blog Your Tango repasa varias regiones del mundo: en Albania se dice “arar la tierra”, en Rusia “acariciar al mono”, en Suecia “aparcar el autobús”, en Alemania “limpiar la zanahoria” y la expresión india “kaam ho gaya”, se traduce como “el trabajo ha sido completado”.

pareja novios cuba
De Jongh Photography / Shutterstock.com

Los mexicanos pudieran hacer un tratado de combinaciones relacionadas con la cópula. Ahí están las expresiones “meterle el muñequito a la rosca”, “chequear el aceite”, “ponerle carnita al tamal”, “despeinar la cotorra”, “mojar la brocha” o “arreglarte el enchufe”, entre otros de una extensa lista.

El diccionario Greens Dictionary of Slang, del lexicógrafo inglés Jonathon Green, asegura que la humanidad entera ha empleado su inventiva en la sexualidad más que en ningún otro tema.

En ese volumen podemos encontrar mucha variedad. Desde “Put the devil into hell” (poner al diablo en el infierno), “Joining paunches” (reunir panzas), Make feet for children stockings (hacer pies para calcetines de niños) o la muy ocurrente Horizontal refreshment (Refresco horizontal).

¡Kimba pa que suene!

Canciones cubanas con títulos tan sugerentes como “Chaka Chaka en la azotea”, “Kimba pa que suene” o “Mami, pitchea”, evocan el acto sexual y al mismo tiempo introducen términos muy singulares para referirse a la cópula entre un hombre y una mujer.

En Cuba, desde pequeños, ya estamos disfrazando el término. Lo mismo vamos a “jugar al papá y a la mamá” o a “las casitas”, “hacer cositas malas”, “ñaca ñaca” y “cuchicuchi” para nombrar eso que no se podía decir ante los adultos.

Me atrevo a asegurar que “acostarse”, el antiquísimo “singar” e incluso “templar” no son denominaciones necesariamente vulgares, más bien naturales de nuestro país. Si los españoles “follan” y los argentinos “cogen” por qué nosotros no podemos “echar un palo”, por citar un ejemplo.

De igual forma “clavar”, “revolcarse”, “dar cabilla”, “quimbar”, “descargar” y “matar jugada”, que si bien resultan más vulgares al oído, son propias de la modernidad y la riqueza del vocabulario. Todo depende de la forma y el contexto en que se utilicen.

En el diccionario moderno y criollísimo de acepciones para decir “hacer el amor” en Cuba, no vas a encontrar ni “tirar”, “culear”, “mojar” ni el bíblico “fornicar”. A lo mejor sí “echar un rapidito” (viene de quickly, que significa rápido en inglés) o un “mañanero”, tan saludable y agradable para iniciar el día.

En Chile: “botar el diente de leche”, en Puerto Rico: “hundir pelos”, en Colombia: “matar la arrechera”, en República Dominicana: “raspar” y en Cuba, “meter el yipe en el fango”.

Aquí van las otras formas de decir “hacer el amor” en Cuba y hemos querido incluir algunas de otros países para enriquecer el acervo cultural del nuestro. Quizá lleguemos a casa con una nueva definición en los labios, aunque al final vayamos a hacer lo mismo:

1.- Dar cabilla.
2.- Ven para darte huevo
3.- Vamos a pegar un palo
4.- Singar
5.- Echar un polvo
6.- Cochar o “vamos a ponerle Jorge al niño”, se dice en México
7.- Quimbar
8.- En España, te voy a poner mirando pa cuenca o “echar un pinchito”
9.- En Italia trombar
10.- Vamo a echar un palo Mami…
11.- Culiar o Culear
12.- Matar jugada
13.- Comerse o jamarse a alguien
14.- Darle a alguien 3 de azúcar y dos de café
15.- Echar un combate cuerpo a cuerpo
16.- Te voy a dar la que pica, la que arde y la que molesta
17.- En Puerto Rico, vamos a echar un Caldo o vamos a irnos hasta abajo
18.- Vamos a chocar los pipis
19.- Chiqui chiqui
20.- Dar caña
21.- Cuchi plancheo
22.- Mojar
23.- Dar caña
24.- Te voy hacer un malecón
25.- ¿Nos comemos?

Hasta aquí este repertorio de creaciones cubanas y latinoamericanas. Agradecemos a todos los que nos hicieron llegar sus comentarios y aportaciones, incluyendo a Vargitas Diegin, con quien ponemos punto final a esta serie:

“Echar un palito, kinbar, clavar, singar y dependiendo de la contraseña que elabores con tu pareja para que nadie se de cuenta… Qué pervertidos somos los cubanos jajaj.”

Así de rico es el sexo, quise decir…..el lenguaje.