17 frases legendarias de Marilyn Monroe

- Publicidad -

El verdadero nombre de Marilyn Monroe era  Norma Jeane Baker Morten, la chica que descubrió un fotógrafo de modas mientras trabajaba en una fábrica y a la cual convenció para que se hiciera modelo.

No era la rubia despampanante favorita de Hollywood, sino una simple joven con una infancia triste. Y a pesar de sus tres divorcios, múltiples amantes y una vida personal llena de baches emocionales  se convirtió en un ícono sexual, de belleza y moda.

Y pocos saben que también era una lectora empedernida y era mucho más inteligente de lo que le gustaba aparentar. Recopilamos algunas de sus frases como prueba de ello.

1- Los perros no me muerden. Sólo los seres humanos.

2- En Hollywood te pueden pagar mil dólares por un beso, pero sólo 50 centavos por tu alma.

3- Ríe cuando estés triste, llorar es demasiado fácil.

4- Si hubiera observado todas las reglas, nunca habría llegado a ninguna parte.

5- Es mejor estar sola que infeliz con alguien.

6- Solo porque hayas fracasado una vez no significa que vayas a fracasar en todo.

7- La imperfección es belleza, la locura es genio y es mejor ser absolutamente ridículo que absolutamente aburrido.

8- Vivo para tener éxito, no para complacerte a ti o cualquier otra persona.

- Publicidad -

9- Ojalá que la espera no desgaste mis sueños.

10- El éxito hace que mucha gente te odie, me gustaría que no fuese así. Sería maravilloso disfrutar del éxito sin ver envidia en los ojos de los que te rodean.

11- La felicidad está dentro de uno, no al lado de nadie.

12- Ninguna mujer debe olvidar nunca que ella no necesita a nadie que no la necesite a ella.

13- Me gusta estar totalmente vestida, o si no totalmente desnuda. No me gustan las medias tintas.

14- El amor no necesita ser perfecto, solo necesita ser verdadero.

15- Una carrera es una cosa maravillosa, pero no sirve para acurrucarse contra ella en una noche fría.

16- Si algo te lastima, apártalo de tu vida. Te dolerá un tiempo, pero no eternamente.

17- Mantén la cabeza arriba, la barbilla en alto, y lo más importante, mantén tu sonrisa, porque la vida es una cosa hermosa y hay mucho por lo cual sonreír.

Queda claro que la rubia no tenía nada de tonta.

- Publicidad -